Máquinas tragaperras de 3 tambores

Las primeras tragaperras surgidas en plena fiebre del oro eran máquinas de 3 rodillos. Aquellos ingeniosos artilugios de la era victoriana combinaban muchas de las características de lo que, todavía hoy, conocemos como tragaperras clásicas. Incluso su mecanismo y característicos sonidos de giro y pausa siguen reproduciéndose en los video slots actuales.

¿Cómo funcionan los slots de 3 carretes?

Durante el siglo XX el mundo de las máquinas de azar ha crecido y evolucionado a pasos agigantados, pero el número de rodillos se mantiene como la principal forma de clasificarlos. Llamamos rodillos o carretes (en inglés “reels”) a las líneas verticales que giran cada vez que pulsas Spin.

Su nombre deriva de la pieza en forma de rodillo que tenían las máquinas del siglo XIX: 3 o más carretes gruesos taladrados al centro e insertados en un mismo eje unido a una palanca, en los que se dibujaban las casillas con los símbolos del juego. El eje se desbloqueaba con un mecanismo puesto en marcha al introducir una moneda, haciendo que parasen aleatoriamente, para dar una combinación con cada tirada de la palanca.

El éxito de estas primeras máquinas no estaba tanto en sus premios como en la emoción de probar suerte. Cuando se prohibieron en determinadas jurisdicciones, pasaron a entregar premios como caramelos, chicles o cigarrillos, manteniendo siempre su popularidad y desarrollándose nuevos diseños.

Más éxito y más rodillos

A las primeras tragaperras de 3 carretes le siguieron modelos de 5 y 7: estos tres tipos son los considerados clásicos (aunque a día de hoy cuando pensamos en slots clásicos nos referimos más bien a los de estética vintage). Los slots de 5 rodillos siguen siendo los más abundantes, pero también puedes encontrarte con juegos de 4 o 6 carretes, e incluso formatos alternativos que dejan a los símbolos flotar libremente, como Bubble Craze de IGT.

Cómo jugar en slots de 3 rodillos

Escoger una tragaperras que reproduzca las máquinas clásicas de los primeros casinos puede resultar de lo más reconfortante, si sabes a qué atenerte. Las tres claves para los jugadores de tragaperras con 3 carretes se resumen en los siguientes puntos:

  1. Juego limpio: no se trata de cumplir las normas, sino de efectuar giro tras giro sin interrupciones. Olvídate de efectos de animación complejos, personajes que hablan o incluso gráficos recargados que puedan distraerte o cansarte visualmente. Incluso la música y los sonidos de fondo resultan limpios.
  2. Ritmo rápido: seguro que si tienes experiencia jugando, sabes de qué hablamos. Las tragaperras a las que nos referimos van directamente al grano: giran, marcan el premio y las ganancias suben directamente a tu saldo sin entretenerse en celebraciones que puedan romper el ritmo de la sesión.
  3. Gusto por lo clásico: si algo caracteriza a estos slots es que están muy bien equilibrados. Aquí lo importante es jugar. La máquina no tratará de contarte una historia ni recrear el escenario de un crimen pista a pista, como por ejemplo sucede en la tragaperras de CSI. La interfaz de los juegos de azar con 3 rodillos suele tener una inspiración retro que incluye símbolos de los de toda la vida: frutas, campanas, BAR, diamantes…

Ventajas de las tragaperras a la antigua usanza

Aunque es cierto que a más carretes, mayor número de posibles combinaciones y por lo tanto cifras de recompensas más altas, no todo el mundo prefiere las máquinas con múltiples rodillos. Muchos jugadores buscan relajarse mientras juegan y se decantan por máquinas básicas y visualmente más sencillas: por eso las tragaperras de 3 rodillos han mantenido su público a lo largo del tiempo.

Si eres de los que pasa de complicarse con funciones, rodillos adyacentes y efectos complejos que requieren un mayor nivel de concentración, es posible que las tragaperras tradicionales sean lo que estás buscando. Con ellas la experiencia de juego se simplifica y pasas un buen rato sin que la sesión te exija permanecer atento a cada detalle. Los slots con juegos adicionales pueden ser una bendición, pero hay que saber elegir el momento para divertirse con ellos y sacarles el máximo partido.

¿A qué renuncias con los slots de 3 carretes?

El RTP de las máquinas de 3 rodillos no difiere en líneas generales de las diseñadas con más rodillos o que incluyen extras complejos. Lo que sucede es que al limitar el número de rodillos, la frecuencia de las recompensas cambia y puede que necesites alargar la sesión para conseguir los mismos resultados que en diseños con más rodillos. No será un problema de tiempo, porque si algo caracteriza a los juegos de 3 carretes es su rapidez.

Si hablamos de beneficios, en realidad son muchos los que opinan que cuando más sencillo el juego, mejor te irá. Jugar con sólo 3 rodillos no implica renunciar a opciones de ganar, porque todos los slots se basan en la misma tecnología de RNGs (generador de combinaciones aleatorias).

Para muchos jugadores el dicho “menos es más” se aplica directamente a este tipo de tragaperras básicas. No nos malinterpretes: son juegos con interfaces cuidadas, símbolos y colores muy bien elegidos y bandas sonoras que acompañan a la perfección el ritmo de la partida. Están muy bien hechos, son divertidos y no exigen que tengas experiencia jugando.

De hecho, muchos consideran que las tragaperras online para jugar con 3 rodillos son la quinta esencia de los slots. Al fin y al cabo, contienen la naturaleza original del juego y llevan cambiando y adaptándose para ser cada vez mejores desde hace más de un siglo. En pocas palabras: son perfectamente básicas.

Así que si eres de los que buscan efectos alucinantes y juegos extra imprevisibles que te sorprendan a cada paso, definitivamente no son para ti. Por otro lado, si estás acostumbrado a los slots de 5 carretes, puede que te resulten monótonas porque las opciones de apuesta son limitadas y el ritmo y las cantidades de las ganancias suelen ser distintos.

Las máquinas de 3 carretes son perfectas para ti cuando…

  1. Eres nuevo en el mundo de los slots: te mostrarán con claridad el punto del que parten el resto de juegos más complejos.
  2. Tienes un presupuesto bajo: descartas funciones que puedan llegar a exigirte subir la cuota de apuesta por tirada.
  3. Te gusta obtener premios más grandes aunque sean menos frecuentes que, por ejemplo, en diseños con 5 rodillos.
  4. Juegas buscando divertirte sin complicaciones y te gusta ver cómo los nuevos créditos se suman directamente a tu saldo. Lo más complejo que tienen son las rondas de bonus simple (con las que ganar dinero extra rápidamente) y un jackpot progresivo o fijo.