Ring of Odin

por Play'n GO

Al presionar “iniciar juego”, verificas que tienes 18 años o más.

¡Atención! Este juego tiene distintos rangos de RTP

Casinos españoles con licencia

que ofrecen Ring of Odin:

Recuperar créditos
380 sesiones
Informar de un problema

RTP: 94.2% • Volatilidad: ALTO • 380 sesiones

¡Atención! Este juego tiene distintos rangos de RTP

Reseña de slot

Ring of Odin
RTP 94.2%
Volatilidad ALTO
Juega con dinero real en Partycasino, PlayUzu

Ring of Odin

Play’N GO es una de las desarrolladoras con más capacidad para sorprender hoy en día tanto a nivel visual como de mecánicas de juego. Vuelve a ser el caso con una tragaperras que de una forma muy épica nos muestra lo más destacado de la mitología nórdica con el padre de todos, Odín, y con todos los animales que forman parte de estas leyendas.

Cruza con nosotros el puente arcoíris, vamos a visitar Ring of Odin en el Valhalla, un lugar lleno de misterios, secretos y tesoros.

Tragaperras online Ring of Odin, una épica gesta llena de premios

Ring of Odin es una tragaperras que se ambienta en las leyendas y mitologías nórdicas aprovechando su vertiente más ruda. Dese la propia introducción el elemento que más destaca de esta máquina es su contundencia, fuertes sonidos y mucha piedra, tanto en el diseño del tablero como de las figuras, la mayoría de ellas runas. También lo acompañan algunas figuras que toman la forma de los animales más importantes de las sagas vikingas como son los cuervos Huginn y Muninn, Sleipnir, el caballo de seis patas o Fenrir, el lobo destinado a devorar al dios Odín. Todas ellas muy bien ilustradas y perfectamente animadas, con una música que acompaña perfectamente y algunos efectos sonoros bastante épicos.

Pero como no todo en las tragamonedas de los casinos online es gráficos y sonido, echemos un vistazo a qué hace tan especial apostar en Ring of Odin. Estamos ante una máquina tragaperras con una base muy sencilla: 5 rodillos con 3 filas y 10 líneas de pago posible a partir de las 3 figuras iguales desde el lado izquierdo. En este sentido nos encontramos con un modelo muy típico que se hace interesante gracias a sus bonus, pero antes de hablar de estos echemos un vistazo a las figuras que componen este juego:

  • 4 figuras de bajo valor temáticas, con runas de colores
  • 4 figuras de valor medio a alto, con los 3 animales mitológicos y la lanza de Odín
  • Odín como Wild
  • El ojo de Odín como bonus o Scatter

Las figuras de valor alto como la lanza de Odín ofrecen premios de hasta 60x el valor de apuesta, es una de las cosas que suma una gran volatilidad a este juego. Además, si se consiguen 3 figuras Scatter entraremos en el modo bonus que funciona con dos tipos de tirada libre. Para empezar, de detrás del fondo aparecerá un símbolo de un anillo, el anillo de Odín, este artefacto es importante y se activa de forma aleatoria. Cuando se activa, la figura que haya en su interior da una tirada extra especial en la que todas las figuras de los rodillos 2, 3 y 4 se transforman en la seleccionada por el anillo, aumentando mucho las posibilidades de sacar tiradas ganadoras. De esta forma entre las 5 tiradas libres y las llamadas Draupnir Re-Spins, se pueden conseguir premios de hasta 5.000 veces el valor de apuesta, teniendo en cuenta que hablamos de entre 0,10 y 100, esto da premios de hasta 50.0000 monedas.

Sin embargo, no es tan fácil que aparezcan figuras para premios, el RTP medio del juego es de un 96%, algo ajustado y pese a su alta volatilidad los premios grandes dependen de muchos más factores de lo habitual, pudiendo darse el caso fácilmente de sacar muchas tiradas libres y re-spins con un premio normal.

Ring of Odin, nuestro veredicto

Estamos ante una tragaperras digital con un apartado artístico muy conseguido, de hecho, no vamos a mentir que a la mayor parte del público le entrará perfectamente por la vista. El problema que vemos en Ring of Odin es su RTP algo ajustado que junto a una alta volatilidad la hacen recomendable sólo para quiénes ya tengan experiencia y busquen auténticos retos.


Por favor, desliza hacia arriba...