¿Quieres saber cómo jugar al Caribbean Stud Póker

¿A quién no le gusta un juego de naipes? Este clásico de los casinos lleva cautivando a los apostadores desde tiempos inmemoriales. Para mantener el interés, por supuesto, con el paso del tiempo han ido surgiendo de forma natural distintas variantes de los juegos más clásicos. Una de ellas es el Caribbean Stud Póker.

Como habrás imaginado, el Caribbean Stud Póker es un juego basado en el póker. En este juego, a diferencia de en el póker tradicional, los jugadores no compiten entre sí, sino que lo hacen contra la banca o crupier.

Esta variante surgió, como es el caso de otras ―el Pai Gow Póker, por ejemplo― en los años ochenta. ¿Qué paso en esa época? Simplemente que el póker tradicional estaba viviendo una época dorada y se fueron creando variantes alternativas de este. No se sabe exactamente cómo y dónde nació, y tampoco quién lo inventó concretamente. David Slansky ―posiblemente te suene su nombre si llevas tiempo en esto de las apuestas― afirma haber sido él quien lo inventó en el año 1982, pero esta versión no está del todo confirmada. Lo que sí que es seguro es que su nombre actual, Caribbean Stud, se debe a que es especialmente popular en la isla caribeña de Aruba, a donde numerosos turistas acuden cada año únicamente para disfrutar de este juego en su entorno «natural».

¿Cómo se juega?

Las normas actuales son ligeramente distintas a las de la versión original. En la versión de hoy en día es posible apostar para ganar un bote de dinero, que en la variante original no existía. Pero, vamos al grano, ¿cómo se juega?

En este juego, las apuestas se realizan antes de que el crupier reparta los naipes. Una vez hechas las apuestas, el crupier reparte cinco cartas a cada jugador y cinco más para la banca. Una de las cinco cartas se coloca bocarriba en la mesa para que todos los demás puedan verla.

Para que el crupier pueda siquiera participar, en su mano debe haber un as, un rey o una carta superior. Al inicio de la partida, los jugadores de la mesa pueden decidir si quieren o no continuar en función de la carta bocarriba de la banca. El objetivo del juego, por supuesto, es «adivinar» si nuestra mano será superior a la del crupier o no.

A medida que la partida va avanzando, el jugador puede doblar su apuesta, seguir jugando o simplemente abandonar la partida si cree que no tiene buenas posibilidades. En caso de que la mano del jugador sea superior a la del crupier, quien paga la apuesta será la banca. Cuando la mano del crupier es más fuerte, es el jugador quien pierde su apuesta. Cuando hay empate, se paga la apuesta inicial del jugador.

¿Cómo ganar en el Caribbean Stud Póker?

Como ocurre en todos los juegos de casino, en este tipo de póker tampoco hay estrategias infalibles que vayan a asegurarte la victoria. Se trata de un juego que depende en buena medida del azar, así que ahí no hay nada que puedas cambiar. Eso sí, al final eres tú la persona que decide qué hacer con tus cartas, así que tienes bastante margen de mejora sobre el azar.

Nuestros consejos, en resumen, son los siguientes:

  • Abandona cuando no tengas al manos una pareja en la mano. No merece la pena, porque tienes altísimas probabilidades de perder.
  • En caso de que no tengas combinaciones ganadoras típicas, pero sí que tengas en la mano alguna carta de valor alto, como puede ser un as o un rey, ten en cuenta el resto de tus naipes y compáralas con la carta de la banca que puedes ver. ¿Son superiores? Si son superiores, puedes seguir jugando y arriesgar. ¿Son inferiores? Puede que retirarse a tiempo sea una buena idea.

Bote progresivo

Ya juegues en un casino tradicional o en un casino online, en el Caribbean Stud Póker siempre está disponible la apuesta adicional para optar al bote progresivo o jackpot. Como imaginarás, este bote progresivo te da la posibilidad de llevarte un buen pellizco de dinero, pero solo su consigues una escalera real. El hecho de que los botes sean progresivos implica que todas las apuestas válidas hechas por los jugadores de la mesa sumarán dinero y se juntarán en este bote, ¡no está nada mal!

¿En qué se parecen y en qué se diferencian el póker tradicional y el Caribbean Stud?

Como ya sabes, este juego es una variante del póker tradicional, así que es de suponer que tienen mucho en común. ¡Pero también tienen diferencias!

Por un lado, el valor de las cartas y la baraja con la que se juega son exactamente iguales, así que te resultará familiar si nunca has jugado. Al inicio del juego en ambos hay que tomar una decisión, justo después de haber recibido los naipes. Esta decisión marcará el resto de la partida de forma determinante, así que es importante meditarla bien.

Por otro lado, en el póker tradicional nos enfrentamos contra el resto de jugadores de la mesa, mientras que en el Caribbean Stud únicamente nos enfrentamos contra la banca. A partir de que se haya hecho la apuesta, ambos juegos empiezan a hacerse diferentes: mientras que en el póker las apuestas continúan tras el momento inicial, en el Caribbean Stud únicamente podemos cambiar el desarrollo del juego en el momento en que se nos han repartido las cartas y tomamos una decisión.

Como ves, si te gusta el póker es probable que también vayas a disfrutar del Caribbean Stud Póker. En muchos casinos puedes probarlo de forma gratuita, así que ¿por qué no darle una oportunidad?